El presente proyecto ha sido subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad/ Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo su contenido responsabilidad exclusiva de ASGECO

Características y condiciones habituales de los créditos rápidos

Gracias a la gran cantidad de información y publicidad que los usuarios reciben cada día es fácil para ellos reconocer cuándo se les habla de un crédito rápido. Así mismo comprender las principales características de los mismos, los cuales se resaltan como beneficios. Pero parte de estos supuestos beneficios juegan en contra del consumidor, y la letra pequeña de los anuncios o las largas condiciones en las webs no ayudan.

En el caso de los préstamos rápidos concedidos por particulares o entidades no financieras, el consumidor y usuario debe tener una especial cautela ya que no se les exige estar inscritos en el Banco de España y por tanto no están necesariamente sometidos a su control.

Por ello, es importante que los consumidores conozcan todas las características y condiciones. En el caso de préstamos concedidos por entidades no financieras es de vital importancia para que una necesidad no se convierta en una trampa y lleve a un sobre endeudamiento.

  • Los prestamistas se presentan como entidades confiables que entienden las necesidades de las personas.
  • Fáciles de conseguir. Normalmente no se exigen avales, documentación ni acreditar solvencia. En el caso de las entidades bancarias, sí pueden pedir un justificante de ingresos.
  • Concesión rápida. Las empresas que conceden créditos rápidos publicitan como un valor añadido la rapidez con la que se conceden. En ocasiones, incluyen un reloj con cuenta atrás.
  • Pocos trámites. Se puede solicitar y contratar de forma telefónica o por internet.
  • Se pueden obtener aun estando inscrito en registros de morosos.
  • Aparente flexibilidad en la devolución del dinero.
  • Se indica claramente y de manera gráfica las cuotas y plazos de devolución.
  • Los préstamos son de poca cuantía.
  • Corto plazo de devolución.
  • Tipo de interés elevado.

 

Las características de este tipo de créditos son de sobra conocidas gracias al bombardeo publicitario de estos productos en todos los medios de comunicación. Pero hay otro tipo de información que o bien no se cuenta al consumidor o no es tan aparente, aun así es igual de importante que el usuario los conozca:

  • Los tipos de interés de más del 30% TAE anual se suelen considerar usureros, estos préstamos de entidades no financieras suelen llegar al 3000%.
  • El tipo de interés puede llegar a triplicarse en caso de impago o retraso.
  • Los intereses a pagar a veces quedan disfrazados bajo nombres a priori menos identificables para el consumidor como “Honorarios” y establecen un listado de los mismos en vez de una indicación real del TAE y el TIN.
  • Algunas entidades anuncian un TAE o tipos de interés muy bajos pero lo calculan de manera quincenal o mensual, cuando el TAE es un tipo de interés anual.
  • En ocasiones no es posible conocer el detalle del tipo de interés y las cuotas hasta haberlo solicitado, facilitado los datos personales o incluso previamente a la descarga de las condiciones generales del crédito.
  • Además del dinero a devolver, pueden existir diversas comisiones por cancelación, amortización anticipada, impago, etc.
  • No todas las comisiones cumplen los requisitos establecidos legalmente para ser exigidas y cobradas.
  • Los préstamos de menos de 200 euros, no están regulados y por tanto el consumidor se ve indefenso ante eventuales abusos.
  • Los “créditos por coche” pueden resultar no ser préstamos sino compraventas disfrazadas.
  • La reunificación de deuda puede conllevar un interés muy alto.
  • No se indican siempre los riesgos del impago.
  • Este tipo de préstamos suelen tener plazos de devolución del préstamo muy cortos lo que dificulta la devolución del mismo.
  • Hay 14 días para arrepentirse, pero deberán devolverse el dinero prestado más los intereses generados.
  • Las tarjetas que se ofertan con algunos de estos créditos son líneas de créditos no tarjeta de crédito.

La comunicación con este tipo de empresas puede resultar costosa y difícil para el consumidor por tener teléfonos 902 lo que supone un coste extra no tenido en cuenta.

Share This