Menú Principal
Siguiente parada, Zaragoza

Siguiente parada, Zaragoza

Hola blogueros!

Estos dos últimos días, en la impresionante  plaza del Pilar de Zaragoza, han sido muy intensos. Algunos medios de comunicación nos han ayudado a difundir la campaña de Créditos Rápidos, Problemas Exprés en Aragón, a travės de Prensa, Radio y Televisión. Además, hemos contado con el apoyo de José Angel Olivan, presidente de la Unión de Consumidores de Aragón,  colaborador de Asgeco y Ana Ceballo, presidenta de Asgeco . Y con la presencia de autoridades cómo Carlos Peñasco, Jefe de Servicio de la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios, y la Consejerīa de Ciudadanía  y Derechos Sociales. Esto ha ayudado a promocionar el evento en el que algunos maños han querido acompañarnos. Algunos de ellos nos han contado sus experiencias insatisfactorias vividas en primera persona con créditos rápidos.

Me gustaría destacar dos casos, los de Manuel y Marcos (nombres ficticios para guardar la intimidad de los afectados).

Manuel contrato un credito rapido por capricho. Su situación laboral era precaria y se decidió por la contratación de un crédito rápido porque pensaba que ésta  era una manera fácil, cómoda y rápida  de conseguir  financiación para comprarse un ordenador para usar en su tiempo libre. Por el contrario,  Marcos necesitaba ese dinero y al igual que Manuel penso que un préstamo rápido sería la solución más sencilla. El problema llego después cuando se dieron cuenta de lo rápido que venían los plazos de devolución, y los intereses que iban aumentando a pasos agigantados.  Ambos continúan hoy con el problema. Están en una trampa de difícil solución.  Manuel espera que le llamen el próximo mes para trabajar y así ir pagando la deuda con la totalidad de su sueldo. A Marcos le han llegado a embargar y está intentando poner una reclamación a través  de la OMIC que no sabe si dará resultado. Los dos se arrepienten,  y si volvieran a estar en la misma situación no contratarían un crédito rápido. Manuel habría optado a esperar a ahorrar el dinero. Marcos habría pedido ayuda a su familia. Cuenta que no lo hizo porque no quería  molestar a nadie, pero que viéndolo con perspectiva hubiera actuado de otra forma.

Cualquiera de nosotros podríamos haber caído en la trampa. Y es que a veces, no nos damos cuenta de que nuestra familia, amigos y seres queridos preferirían una y mil veces ayudarnos y apoyarnos que vernos una situación así por la adquisición de un crédito rápido.

Como sociedad también debemos estar más atentos a nuestro entorno, empatizar, dar la mano a aquellos que necesitan nuestra ayuda.. Para ello, hay que confiar y mostrar un sincero interés por cómo se sienten y cómo lo están pasando aquellas personas que se supone que nos importan, dejando de lado el individualismo que,  muchas veces sin darnos cuenta, invade nuestras vidas. Que no haya más Marcos que por miedo, o por no molestar no se atrevan a pedir consejo u ayuda.

Por otra parte, quiero compartir con vosotros nuestra repercusión en los medios de Aragón que ha hecho posible que el mensaje de la campaña haya llegado a miles de hogares:

Muchas gracias a todos por vuestra gran acogida!!!

La semana que viene os esperanos en Tudela,  Cintruenigo y Fitero el lunes y Martes y el Jueves y Viernes en Reinosa!!

Nos leemos en el  blog, nos vemos en el bus!!

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *